El amor acaba

Cuando era niña mi abuelo platicaba muchas anécdotas, entre ellas una que no me quedó clara jamás y, desde hace mucho, él no está para aclarármela. Ahora me pregunto a qué se referiría  cuando decía que “tenías que esconderte para votar por el PAN”.

Mi abuelo siempre ejerció su derecho a votar por la oposición a pesar de todas las historias truculentas que se escuchaban sobre las represalias contra quien lo hiciera.

Pablo Sandoval fue un nacionalista, nos obligaba a escuchar el Himno Nacional de pie, a saludar a la bandera, a respetar a las instituciones; amaba a este país y nunca se cansó de decir que durante la Revolución Mexicana  mucha gente inocente murió para que fuéramos libres de ir a donde quisiéramos, de elegir dónde queríamos trabajar, vivir y, sobre todo, para que pudiéramos  escoger por quién votar aunque fuera a escondidas.

Todas sus narraciones deben haberse quedado firmemente afianzadas en mi cerebro porque, precisamente, esos muertos que no conocí me impidieron considerar siquiera la opción de anular mi voto. Aunque reconozco que era muy difícil ejercer ese derecho con tal deficiencia de calidad y compromiso.

Pasados los años, ya sin mi abuelo, mi primer contacto “verdaderamente panista” fue cuando, por azares del destino, el señor Ituarte (no recuerdo su nombre) y su hija Josefina llegaron al negocio de mi papá (un taller litográfico) para imprimir la campaña para presidente de Pablo Emilio Madero y los candidatos para el Distrito Federal.

Para ser honesta, la política me tenía sin cuidado, yo estaba en la universidad y mi himno era girls just want to have fun (metafóricamente hablando). Además, mi papá no me permitía quedarme por mucho tiempo en el taller (le preocupaba que me gustara y dejara los estudios). Sin embargo, un día llegué y mi papá no estaba, y justo ese día fue cuando esas dos personas me cautivaron, no por su personalidad (ni me acuerdo de ellos físicamente), no por sus desplantes o alarde, fueron sus historias las que me conquistaron.

Allí me enteré de que para recaudar fondos hacían rifas de autos, que no aceptaban dinero del gobierno (por lo menos eso me dijeron y me pareció sensacional) y me contaron que “el ingeniero Madero estaba pagando la campaña de su bolsa”. ¡Qué orgullosos de su labor y de su partido me parecieron! ¡Qué bien puesta traían su camiseta!

Así me enamoré del PAN, empecé a visitar a mi papá frecuentemente y a acompañarlo a una pequeña imprenta que tenía el partido en la colonia Moctezuma. Recuerdo haber oído al señor Ituarte decir que sabían lo difícil que era ganar la presidencia, pero querían conseguir la mayor cantidad de lugares en los congresos, tener representación, frenar las decisiones unilaterales y autoritarias del presidente.

No sé si el señor Ituarte y su hija vieron su sueño hecho realidad, no sé si disfrutaron primero de tener un presidente panista y luego otro. Lo que sí sé es que yo lo disfruté gracias a ellos, pero ese romance que empezó con ellos, se tambalea cada vez más.

Me encantaría decirle a mi abuelo que desde hace varios años no hay que esconderse para votar por el PAN, la gente puede gritarlo a los cuatro vientos; pero no me gustaría que supiera que hoy las personas ya no luchan por su derecho a votar sino por su derecho a anular. Que hubo una transformación y el PAN dejó de ser la oposición del PRI, pero sigue siendo la oposición del PAN.

¡Qué tiempos aquellos! Los de mi abuelo, los de Madero, los de Ituarte y los del PAN.

Anuncios

13 comentarios

  1. Benjamín Muciño said,

    27 julio 2009 a 23:11

    Respeto pero disiento, vuelvo más tarde para explicamerme, saludos.

  2. Charbelí said,

    27 julio 2009 a 23:12

    Mmm… yo no sería tan dura con quienes anulan su voto. Creo que es parte del derecho a decidir qué hacer, y si los muertos lucharon tanto fue por libertad, así que quienes anularon también están ejerciendo libertad. Estoy de acuerdo, el PAN es como una pareja que va descuidando el amor. Uno se encanta con él, y cuando se siente seguro, deja de tener detalles y luchar. Yo me cansé de él muy pronto, me decepcionó muchísimo. Ni hablar. Pero yo no estoy dispuesta a desperdiciar mi amor en alguien a quien deposité mi confianza, y la defraudó.

    • 27 julio 2009 a 23:22

      No soy dura, sólo digo, combinada con las palabras de mi abuelo: muchos murieron para que yo pueda votar y para que no tenga que esconder mi decisión, elijo votar. Respeto a quienes escogieron de otra forma. Lo grande de esto es que también puedo cambiar cuándo, cómo, por quién yo quiera las veces que lo desee. ¡Viva la libertad!

  3. lamaga said,

    28 julio 2009 a 0:00

    Yo anulé mi voto y fue triste hacerlo, fue triste no tener nadie a quien elegir, nadie a quien creerle.
    Es una gran tristeza que un país no presente ningún candidato, ni uno, que merezca el voto de un porcentaje alto de ciudadanos,que prefieren anular su voto antes que votarlos.
    En mi caso, anular mi voto significó un acto de tristeza, pero también de rebeldía.

    • 28 julio 2009 a 17:30

      Elegir nunca es fácil porque significa que dejarás de tener una o varias de las opciones que se te presentan. Sin embargo, tú que vienes de Uruguay también sabes el gran valor que representa ser libre, aunque sea de equivocarse (no digo que te hayas equivocado, sólo que es una maravilla poder hacerlo). Ojalá en las próximas elecciones encuentres algo mejor.

  4. Claudia said,

    28 julio 2009 a 18:42

    Hola \Soy panista, vote por Fox y me entusiasme cuando gano la presidencia, sabia que no iba a resolver todos los problemas de ese momento, pero que al menos seria un cambio bueno para nuestro pais, Tambien vote por Calderon, siento que lo esta dejando solo su partido y evidentemente sin apoyo no puede hacer nada, veo a los nuevos panistas y me dan el mismo asco que los del verde PRI y PRD. Si anule mi voto en signo de protesta. Perdon por los acentos estoy en una computadora gringa
    Saludos

    • lourdesch said,

      28 julio 2009 a 18:49

      Claudia:
      Muchas gracias por compartir tus sentimientos y tu decisión conmigo.

  5. Alfonso said,

    4 agosto 2009 a 16:41

    La lucha por la libertad fue de muchos y durante mucho tiempo, el propio Alfonso Ituarte fue un gran luchador de la libertad para que los mexicanos pudieramos elegir a nuestros gobernantes y esa elección fuera respetada, quien en esta ocasión eligió abstenerse esta disfrutando de esa libertad de definir por quien votar mas perdieron esa grandiosa oportunidad de decidir quien sera su gobernante dejando que otros mas designaran a quien definira los designios de la ciudad y en parte de sus vidas.

  6. Alfonso said,

    4 agosto 2009 a 16:52

    por cierto Alfonso Ituarte fue un gran luchador de la democracia, el se formo en la ACJM (Acción Catolica de la Juventud Mexicana) y participo en la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa durante la Cristiada, fue de los fundadores de Acción Nacional y presidente nacional de ese partido político de 1956 a 1959, murio en 1986, un poco despues algunos de sus 7 hijos ,en 1988, se separaron del PAN junto con Pablo Emilio Madero y terminaron en el PRD con Bernardo Batiz

    • 4 agosto 2009 a 17:54

      Muchas gracias por esta información Alfonso. En cuanto al primer comentario estoy de acuerdo contigo, pero no me queda más que respetar la decisión de quienes anularon.

      En el segundo comentario, me parece casi increíble saber que sus hijos fueron a dar al PRD, eso quiere decir que no encontraron lo que querían en el PAN o que no lo sabían exactamente.

      A mi papá le va a costar mucho trabajo creer esto, pues llegó a estimarlo mucho y considerarlo un hombre decente de convicciones firmes.

      • Alfonso said,

        5 agosto 2009 a 20:54

        A fines de los 80´s en el PAN ocurrió un debate muy intenso en cuanto a si el partido debia de acceder al poder, o mantenerse como una oposición crítica o la “conciencia” ante el gobierno, imperó la primera postura y muchos de quienes enarbolaron la segunda se separaron del partido y formaron el “Foro Democrático Doctrinario” con algunos años a los foristas les ganó lo democrático y se sumaron a la campaña de 1994 de Cardenas y finalmente al PRD.

  7. 5 agosto 2009 a 22:25

    Entonces, ¿no quedó ningún Ituarte en el PAN? ¡Qué pena!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: