Los cuentos de Charbelí (blog de Lourdes)

Cuentos del Sótano

Cuentos del Sótano

Hoy es un día muy importante para Charbelí, mi hija, y, por supuesto, para mí. Es el lanzamiento de una antología de cuentos donde ella participa. Como muchos amigos saben, hace año y medio ganó un concurso de cuento, bueno pues hoy esta otra parte de sus sueños se hace realidad. Son bienvenidos si quieren acudir, si no bueno, pues ojalá tengan la posibilidad de adquirir el libro. Estará disponible en las librerías del Sótano y en Amazon, hoy tiene precio de lanzamiento, después creo costará un poco más. Mi amiga Paola Gericke también tiene un cuento en ese libro. No es requisito comprar el libro para acompañarnos.

El Greco, anécdota de Marisel en Toledo

Mi queridísima amiga Marisel está convaleciente de una operación, pero leyó la entrada sobre la exposición de El Greco (ver la entrada del 19 de septiembre de 2009), ella tuvo oportunidad de disfrutar las obras que se encuentran en Toledo y me platicó está anécdota que yo reproduzco: “El guía que nos tocó cuando estuve en Toledo, en la casa del Greco, nos dijo que era tal su habilidad para pintar que, como siempre estaba muy escaso de dinero y a veces sólo podía compra uno o dos colores, cuando hizo la serie de los apóstoles pintaba en cada cuadro la parte correspondiente a ese color”. Muchas gracias Marisel.

Quiero agregar que la serie de Los Apóstoles (obviamente) consta de 12 coloridas obras. Sin embargo no incluye a todos los apóstoles, si el tema les interesa, incluyo aquí la liga de una página muy interesantes con información y fotografías sobre esta secuencia.

http://www.elmundo.es/magazine/2002/157/1033132729.html

También agradezco a Tere su comentario y me da gusto haber contribuido a que identificara la obra.

http://www.facebook.com/lourdes.chavezsandoval

Domenikos Theotokopoulos, 1900, El Greco

«Nihil dúbitat que nulla scientia dictat»
De nada duda aquel que todo lo ignora

Estoy considerando seriamente no ir ya con Isaac a las exposiciones (es broma), luego les explico.

¡Qué maravilla!

¡Qué maravilla!

Imagínense esto: llegamos, hacemos una fila enorme, esperamos pacientemente y otra vez yo no voy sola, no, llevo a mi ignorancia (que nada más no me suelta). La entrada a la exposición me pareció espectacular, el pasillo muy poco iluminado (a pesar de estar lleno de gente) genera expectativa.

La Verónica

La Verónica

En la primera sala, la mayoría de los cuadros eran de seguidores del Greco, excepcionales (tal vez sería más culto decir artistas excepcionales, muy buenos, porque podrían ser excepcionalmente malos). Sin embargo, sigo insistiendo con la cuestión de la iluminación, desde mi punto de vista los cuadros tienen un punto ciego. Además, la mayoría se aprecia mucho mejor a una distancia de unos dos metros. Y, ¡por amor de Dios, una vez más, los letreros sólo están en español!

Es una exposición de 43 cuadros (no los conté, eso dice la presentación), pero me decepciona que la museografía es muy pobre, no hay creatividad, prácticamente todas las exposiciones que he visto en mucho tiempo en Bellas Artes tienen la misma distribución. Adicionalmente, los textos en los letreros están calados (letras blancas sobre azul o verde, no vi bien por la iluminación) y en un tamaño muy pequeño, lo cual dificultaba la lectura y provocaba que la gente leyera más despacio y se aglutinara.

Retrato de Antonio Covarrubias y Leiva.

Retrato de Antonio Covarrubias y Leiva.

Pero, como diría la Chimoltrufia, como les digo una cosa les digo la otra, aplaudo enormemente la prohibición para que los estudiantes detengan el flujo de la visita con sus anotaciones frenéticas en los cuadernos.

Sé que esto sonará mal, pero como la entrada es gratis para estudiantes, encontré muchos adolescentes cuya intención era sólo cumplir con un requisito solicitado por algún profesor. Por fortuna, en las instrucciones, fuera de la sala, se invitaba a la gente a consultar http://www.educativosbellasartes.blogspot.com/, magnífica alternativa para quienes sólo van a copiar el texto. El blog tiene información general y carece de abundante material fotográfico.

Esta obra no está, pero es para ponernos en ambiente.

Esta obra no está, pero es para ponernos en ambiente.

Un aspecto que me pareció desconcertante fue que dentro de la sala en ningún texto se explica por qué llamaban a Domenikos Theotokopoulos, El Greco (parecería obvia, pero no está). Aquí les va la explicación según Isaac, pero si alguien tiene otra ilústreme:

Se le llama el Greco o el griego porque ése era el idioma que se hablaba (y se habla todavía) en la isla de Creta, donde nació Domenikos. En su tiempo, Creta formaba parte de la Serenísima República de Venecia.  Sus etapas como pintor son la cretense, la veneciana y la española.

A pesar de sus defectos de museografía (según mi opinión no experta), esta exposición me hizo sentir, me gustó, las obras son peculiares con fuertes contrastes entre unos colores muy intensos en los ropajes y rostros de palidez mortuoria.

Después de pasar el primer tercio de la visita, me encontré de frente con La muerte del Conde de Orgaz, ¡guau!, me fascinó, para mí esa pintura hubiera valido toda la exposición y cuando estoy más extasiada, con la piel de chinita, sintiendo una emoción especial, cautivada… escuchó la voz de la realidad diciendo que esa obra es una copia porque el original está en la iglesia de Santo Tomé, en Toledo, España y que además la obra original es más grande y tiene una curva en la parte de arriba, mmmm, no importa me encantó… (Por eso les decía arriba lo de Isaac, yo le creo, total como digo al principio «Nihil dúbitat que nulla scientia dictat»). Además, es como ir con Hans Christian Andersen (aunque muy serio) al lado platicando anécdotas (que a mí me parecen cuentos muchas veces) sobre algunas obras o sus autores.

Esto también me lo dijo él: “El tema de esta pintura se basa en tradición oral de la historia de un milagro ocurrido en el año de 1323 en aquella iglesia durante el entierro de Gonzalo Ruiz de Toledo, señor de Orgaz, quien se distinguía por su caridad, cuenta la leyenda que milagrosamente aparecieron san Agustín y san Esteban para colocar personalmente el cuerpo del difunto en el sepulcro”.

La muerte del Conde de Orgaz

La muerte del Conde de Orgaz

Por otra parte, la pintura de San francisco de Asís y la de San Agustín me encantaron, pero la Adoración de los Reyes Magos… sin palabras (este último cuadro pertenece a la etapa cretense del pintor).

San Francisco y el hermano León meditando sobre la muerte

San Francisco y el hermano León meditando sobre la muerte

Mi color favorito es el verde, en la exposición abundan los tonos de verde, eso también me gustó, algo raro hay con los rostros, con las facciones afiladas, pero las manos me llamaron mucho la atención, todos los personajes tienen unos dedos muy largos y terminados en punta, tal vez no signifique nada, pero es diferente. Y los brillos en los ojos, ¡impactantes!

Una sala completa dedicada a los apóstoles. ¡Qué intensidad de color!

Una sala completa dedicada a los apóstoles. ¡Qué intensidad de color!

Si tienen oportunidad vayan a verla, según dicen en Bellas Artes es la única vez que saldrá de Toledo, eso sí de la fila no se libra nadie. Recuerden sólo dura hasta el 1 de noviembre.

Cristo abrazando la cruz. ¡Vean esos brillos en los ojos, la palidez y los dedos!

Cristo abrazando la cruz. ¡Vean esos brillos en los ojos, la palidez y los dedos!

En esta ocasión quiero compartirles otros dos temas. Mi relación con Alfonso Álvarez inició fortuitamente en el trabajo y por la naturaleza del mismo tenemos mucha cercanía, por ello él me ha hecho el honor de compartirme algunos de sus escritos y me ha dado permiso para que yo haga lo mismo con ustedes. Espero que esta receta les guste tanto como a mí.

Una preparación con ingredientes muy especiales

Una preparación con ingredientes muy especiales

Mi amigo Alejandro me envió esta invitación, yo no puedo ir mañana, pero iré después, si pueden vayan, recuerden que habíamos quedado en apoyar a los artistas mexicanos.
Invitación

Invitación

No marchen… ca…

Si yo estoy verdaderamente indignada con el caos vial provocado ayer por los acarreados  de Martín Esparza Flores (ésa es otra historia, no se la pierdan), Secretario General del SME, quienes ayer se “manifestaron” impunemente frente a la Secretaría del Trabajo. Puedo imaginar, y he escuchado a algunos, la magnitud de la frustración y coraje que experimentaron todos los que fueron afectados en mayor o menor medida por este abuso.

A las 8:00 de la mañana escuché a Óscar Mario Beteta entrevistar a al perredista Juan José García Ochoa, subsecretario de Gobierno del Gobierno del D.F.  Y luego me pregunto (y me preguntan por qué tengo gastritis), este señor atribuyó el caos vial a la secretaría, comentó que si hubieran permitido la entrada a las instalaciones, las personas que esperaban al mencionado “líder” no hubieran ocasionado el problema, pues cabían perfectamente en el estacionamiento (¿sería uno sobre otro, como en el Cirque du Soleil?).

Adujo que las 12 horas de infierno vividas en periférico sur y sus kilómetros de alrededores fueron el resultado de que la Secretaría del Trabajo no resuelve más rápido, (me parece que este señor debe haber sido embajador en Groenlandia y por eso no sabe cómo funciona el aparato burocrático en nuestro país, cuántos meses duró el Peje en Reforma).

Pero indudablemente deberíamos cooperarnos y enviar a García Ochoa a examen médico, pues tiene un problema de anacronismo bárbaro y eso, queridos amigos es intolerable para el secretario de gobierno de una ciudad como la nuestra. Según dijo por la mañana, desde mayo no teníamos un problema de bloqueos en el D.F. (¡Ya bájese del helicóptero!, porque anda mareado), ver nota de agosto y la verdad sólo porque estoy muy ocupada, pero entre mayo y agosto mucha gente ha bloqueado vías de comunicación y en esta ciudad no pasa nada.  

Ayer, por  las noticias, me enteré que una mujer estaba pariendo en un taxi porque no pudo llegar al hospital, si el bebé y la madre están bien, no pasará de ser una anécdota (muy sangrona por cierto) llena de insalubridad, pero qué sucedería si cualquiera de nosotros tuviera un problema serio de salud mientras está atrapado… parece que a nadie le importa.

Tan a nadie le importa que el PRD volvió a ganar mayoría relativa en  la Asamblea Legislativa del D.F. Es decir, la mayoría de los ciudadanos le permitió a este partido, a Ebrard, a García Ochoa y compinches NO HACER NADA PARA EVITAR QUE NOS SECUESTREN EN NUESTROS AUTOS O EN NUESTRAS OFICINAS, EN EL PESERO, EN EL METRO. ¿Cómo van a protegernos de los asaltantes, secuestradores, narcos y demás rufianes, SI NO PUEDEN ORGANIZAR Y AGRUPAR A UNOS PALEROS?

Pero eso sí, qué bien se organizan los conciertos populares, los ciclotones, pan y circo (y no estoy en contra de estas concentraciones organizadas); lo que falta es voluntad. A mí me parece que Ebrard sigue enganchado con Lozano, bueno pues que les parece si cerramos el Zócalo capitalino, traemos patrocinadores, vendemos de todo. Techamos con lonas, ponemos un ring, les damos sus guantes y que se pongan sus calzoncillos (o pueden hacerlo a la usanza de los 400 pueblos). Les damos 6 rounds para que arreglen sus asuntitos y luego, todos a coro gritamos: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10. K.O.  NO MARCHEN… CA…

 Si quieren leer algunos comentarios sobre el caos del lunes les recomiendo el blog de Charbelí

P.D. Óscar Mario Beteta anda calientito y quiere demandar al sindicato, si alguien fue perjudicado,  escuche su programa el lunes porque no recuerdo el correo para denunciar.

Real del Monte: un monte real… mente mágico

Este lugar tiene la nostalgia de tiempos mejores, de grandes riquezas; oro y plata; piedras semipreciosas; actividad minera; bienestar para el pueblo; pero también carga con la historia de la explotación; los accidentes; la falta de escrúpulos y el nacimiento de la corrupción en la industria minera. (No se preocupen, no voy a hablar de política, ni del tal “Napo”).

Una característica de este lugar, considerado “Pueblo Mágico” por la ONU   (ya era mágico antes, pero le dieron su confirmadita), es que todos los techos de las casas son de láminas pintadas de rojo. Como la mayoría de los pueblitos mexicanos creció sin ton ni son, las calles son estrechas y las subidas y bajadas peligrosos caminos de un carril para ir y venir, a veces uno y medio y, ya con suerte, dos.

A lo largo de todas sus calles se encuentran “los mejores pastes del lugar”, los clásicos de papa con carne (mmm, se me hace agua la boca de acordarme); de frijol con chorizo (no muy ingleses); de salchicha, arroz con leche, crema pastelera.

Según dicen los lugareños (no sé si sea un mito o una realidad, pero tiene lógica), paste viene del vocablo inglés pastry que significa varias cosas: masa, pastelillo,  bocadillos, en fin… nada dietético.

Hay un turibus, versión Real del Monte, que representa toda una experiencia, durante el viaje es necesario practicar el cabeceo: cuidarse de los cables de la luz y de las ramas, so peligro de ser degollado o por lo menos rasguñado. Si se viaja en la parte alta, parece que en cualquier momento se saldrá despedido sin más amortiguación que el suelo empedrado, pero vale la pena porque en él se recorre el pueblo y se visitan los vestigios de las minas, todas ellas sin actividad (con el toque de la adrenalina extra por cables y ramas).

Son lugares fantasma que estimulan la fantasía y el miedo; lúgubres locaciones llenas de historias de sufrimiento, enclavados en paisajes maravillosos que nos hacen recordar que México es mucho más que todo lo que estamos viviendo.

Los parajes de Real del Monte son localidades que facilitarían el romance para unos enamorados o la aventura (si no tienes un enamorado o enamorada) y si tú categoría no es ni una ni otra, pues es el lugar ideal para un buen atracón apaciguador de cualquier decepción.

Aquí están todos los créditos

Aquí están todos los créditos

No puede faltar la cháchara, si no olvidaríamos que estamos en México, infinidad de platerías ofrecen sus productos, me parece que con más entusiasmo que creatividad: prevalece lo que está de moda, aunque, con tiempo, se pueden encontrar verdaderas obras de arte.

También aquí están los créditos

También aquí están los créditos

De acuerdo con la vox populi, Real del Monte es la cuna del futbol mexicano; es un lugar desarrollado en sus orígenes por ingleses que legaron costumbres y arquitectura. El trazo de las calles me pareció, como en muchos pueblos de nuestro país, desastroso, parece estar diseñado con la mayor complicación posible. Si se quiere practicar deportes extremos, ahí se puede, sólo hay que pasear por todo su territorio a pie para escalar, sortear dificultades y acabar bronceados y helados por el viento que golpea mientras el sol brilla en todo su esplendor.

Según Isaac (podemos creerle porque es arquitecto) el estilo es neoclásico, algunos edificios son de inspiración inglesa y otros con estilo barroco y arquitectura del siglo XVIII. Los techos son de dos aguas de lámina, que debajo tienen tapancos para aislar del calor y el frío (ya saben que en los recorridos no puede faltar la clase).

Si de regreso es buena hora, no hay que perderse la experiencia de pasar a ver el catálogo de la Fototeca Nacional del INAH (aquí les incluyo unas tarjetas postales escaneadas que no representan ni una ínfima muestra de las portentosas imágenes que ahí pueden encontrar).

Ciudad de México, ca. 1930. Fondo Casasola

Ciudad de México, ca. 1930. Fondo Casasola

Para un apasionado de la fotografía, de la historia o de la comunicación, ése es un recinto hechicero, porque encanta con sus imágenes. Imágenes que hablan, cada personaje o sitio retratado tiene un pasado, un presente y un futuro que cuenta a quien se deja hechizar. Eso sí, en horario de gobierno o sea ni se les ocurra llegar después de las tres de la tarde.

Para muestra basta un botón, así que no hay que perderse su Museo de la Fotografía, ése sí está abierto de martes a domingo, de 10:00 a 18:00 horas. Yo lo había visitado antes y me gustaba más, pero vale la pena. ¡Ah!, pero creo que tampoco esperan recibir extranjeros porque los letreros están sólo en español y a las chaparritas como yo, no las consideraron a la hora de colocar algunas fotografías.

Fondo Casasola. México, D.F. 1923 - 1924

Fondo Casasola. México, D.F. 1923 - 1924

Así me sentía en el turibus

Si ya visitaron el Louvre, felicidades; ahora vayan a estos lugares. Si ya fueron a los dos, dobles felicidades. Si no han ido a ninguno, ni se preocupen, vayan este fin de semana a Real del Monte, total, el clima es muy inglés y todo lo demás bien mexicano. ¿Qué más pueden pedir?

No cabe duda de que una imagen vale más que mil palabras

No cabe duda de que una imagen vale más que mil palabras

P.D. No olviden su cámara. Charbe me la prestó y yo la olvidé, pero Alfonso Álvarez me hizo favor de escanearme estas tarjetas que traje. 

C.B. Waite. México ca. 1902

C.B. Waite. México ca. 1902