Viernes de lectura

Son unas charlas organizadas por la Casa de las Humanidades de la UNAM; yo he ido a dos y quiero recomendárselas ampliamente. El viernes 23 de octubre, tuve la oportunidad de disfrutar la lectura dramatizada de una selección de textos de los dos volúmenes de las obras Poetas novohispanos. Primer siglo (1521-1621) y segundo siglo (1621-1721).

A mí me pareció una tertulia, resultó no sólo entretenida sino enriquecedora. Los encargados de dar vida y voz a esas obras fueron cuatro actores y profesores del Colegio de Literatura Dramática y Teatro de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Estos dos libros son antologías que incluyen textos del presbítero Juan Pérez Ramírez, Hernán González de Eslava, Fray Miguel de Guevara, Juan Ruiz de Alarcón, Sigüenza y Góngora y Sor Juana Inés de la Cruz.

Estos actores no necesitaron ni una escenografía ni vestuario para transportar a la audiencia a la época en que fueron escritos los poemas o villancicos que leyeron.

Hora y media se pasaron volando. El precio de la entrada es simbólico: 30 pesos por una experiencia excepcional.

Además al final se rifan algunos ejemplares de las lecturas, Bruno se ganó el par y quiero reproducir aquí un texto que muestra como las quejas de los hombres hacia sus esposas y viceversa son ancestrales, me encantó el humor con el que abordan este tema que bajo la lupa actual parecerían (y son) muy sexistas:

Para cantar los Tlaxcaltecos

Entre hombre y mujer

(Hombre)

-A los 14 de Enero

murió mi esposa Quiteria,

y por Dios, que no he tenido

mejores Carnestolendas.

Ella murió sobre tarde

y al punto pedí la cena,

por no perder el aliento

con que hacerle las exequias.

No me quise poner luto

por no aguar toda la fiesta,

que no era bien hacer duelo

cuando acababan mis penas.

Después de haber bien cenado,

me pasé hacia la taberna

a llorar su triste muerte

con lágrimas de las cepas.

La sacaron a enterrar,

y cuando la vide fuera,

porque no volviese a entrar

atranqué al punto la puerta.

Metiéronla en el sepulcro,

y como a mi me atormenta

aun el mirarla difunta,

le echaba a gran prisa tierra.

Yo no quise retratarla

como algunos me aconsejan,

porque aun sólo la memoria

de su nombre me amedrenta.

A mi casa me volví,

y me paseaba por ella

con gran gusto de mirarme

libre ya de aquella fiera.

Ya se murió mi mujer

y ya mis glorias empiezan;

que el mayor gusto de un hombre

es que su mujer se muera.

(Mujer)

-A 24 de Agosto

murió mi esposo, y es cierto

que Dios me quiso envïar

Corpus y San Juan a un tiempo.

Él murió a la madrugada,

y yo dispuse un almuerzo

para dar fin a sus días

y principio a mis contentos.

Me puse las tocas largas

y las teñidas bayetas,

y mis amigas me dicen:

“Niña, que te está de perlas!”

Trajeron el de Caracas

y yo, con gran sentimiento,

por debajo de las tocas

no dejé ni aun el asiento.

Lo llevaron a enterrar

con mucho acompañamiento,

y cuando lo vi salir

se me volvió el alma al cuerpo.

Echáronlo en el sepulcro;

y aquí fueron mis ternezas,

de que ver que tierra le echaban

y que no le echaban piedras.

Mis amigas me aconsejan

que lo retrate en un lienzo:

quien no lo pudo ver vivo,

menos lo podrá ver muerto.

Ya en el espejo me miro,

con el pescuezo muy tieso,

dando mil gracias a Dios

ya sin aquel sobre hueso.

Ya se murió mi marido,

ya se murió, y esto es cierto:

que para una mujer viva

no hay más que un marido muerto.

(fol. 205-6)

Margarita Gómez, Emilio Méndez, Araceli Rebollo y Nieves Rodríguez nos deleitaron con una lectura vivaz, amena, entretenida. Si tienen oportunidad dense una vuelta. Aquí les dejo la ficha técnica de los libros por si los quieren hojear en una visita a la librería:

Poetas novohispanos. Primer siglo (1521-1621), estudio, selección y notas de Alfonso Méndez Plancarte. Coordinación de Humanidades de la UNAM, México, 2008. (Colección: Biblioteca del Estudiante Universitario).

Poetas novohispanos. Segundo siglo (1621-1721), estudio, selección y notas de Alfonso Méndez Plancarte. Coordinación de Humanidades de la UNAM, México, 2008. (Colección: Biblioteca del Estudiante Universitario).

Cambio de tema

Tengo para mí que no es posible siquiera la existencia

de un gran arte si éste no tiene un horizonte metafísico,

transhumano, religioso […]la expresión humana para

que sea arte ha de ser revelación en formas armoniosas,

bellas por su equilibrio, emocionantes por su lirismo, de

la realidad humana total.

Justino Fernández

Ésta es una entrada larga, así que quien tenga tiempo e interés prepárese.

Por cuestiones académicas también fui al Viernes de lectura del 16 de octubre.

Llegué, como ustedes ya saben, ignorante de la ponente y de su obra (también ya saben que no me da pena reconocer mi falta de conocimiento con respecto a algún tema y menos en esta ocasión).

Ahí me enteré que Elisa García Barragán (la conferencista) es doctora en Historia con una especialidad en Historia del Arte por la UNAM. Catedrática e investigadora de tiempo completo; pertenece al Comité Mexicano de Historia del Arte, a la Sociedad Defensora del Patrimonio Artístico Mexicano y es miembro de número de la Academia de Ciencias y Humanística. Ha impartido cursos sobre arte mexicano en la Universidad de París 8, en Saint Denis, Francia, como profesora invitada. Fue directora del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM y del Museo Nacional de San Carlos del Instituto Nacional de Bellas Artes. Impresionante ¿verdad?

Bueno, pues ahí tuve el gusto de conocerla, de oírla platicar sobre Justino Fernández, de quien yo tampoco sabía nada, pero Bruno (mi hijo, algunos de ustedes saben que está a punto de graduarse como historiador) brincó de emoción cuando le platiqué que había ido a un evento donde se habló de él.

De hecho me escribió esto para compartirlo con ustedes:

Justino Fernández es considerado un paradigma dentro del estudio iconográfico del arte mexicano, sus estudios en dicho ámbito fueron aclamados por quienes los conocieron, debido a que, como historiador y crítico, observó desde su trinchera cada uno de los aspectos formales y espirituales que componen el arte.

Apasionado de la historia nacional, y al estilo de Jacob Burckhardt, encontró en las formas y representaciones artísticas la manera de concretar y acercar a los investigadores con textos de cultura nunca antes revisados; antropólogos, historiadores, sociólogos, etc., continúan utilizando sus estudios iconográficos e iconológicos para sustentar la transformación social impresa en la pintura mural prehispánica, las caracterizaciones novohispanas, la funcionalidad del neoclásico o en el discurso del muralismo.

Justino Fernández permanece en la memoria colectiva de la comunidad epistémica debido a la rigurosidad de sus estudios y la sutileza de su percepción.

Obviamente, Bruno lo conoce y lo admira.

La doctora García Barragán presentó su obra Pensar el arte. Donde de manera sintética hace un recorrido que nos ayudará a cultivarnos un poco a quienes no somos especialistas en el tema, es un libro barato que no cuesta lo que vale. Si quieren hacer un buen regalo, ésta es una magnífica opción, yo lo compré y Bruno lo disfrutó.

Ficha Técnica: FERNÁNDEZ, Justino, Pensar el arte. Antología, Introd. y selec. de Elisa García Barragán. Coordinación de Humanidades de la UNAM, México, 2008. (Colección: Biblioteca del Estudiante Universitario). Si les interesó este gran personaje, encontré esta página http://www.centenarios.org.mx/Fernandez.htm

Recuerden si quieren dar un paseo por la cultura, todavía les quedan varios viernes, la Casa de las Humanidades comenta que no se requiere inscripción previa ni haber leído alguna obra de los autores.

La cita es de 18:00 a 20:00 horas en Av. Presidente Carranza 162, casi esquina con Tres Cruces en Coyoacán. Mayores informes en los teléfonos 56 58 11 21, 55 54 55 79 y 55 54 85 13 ext. 106, 102 y 110; difhum@servidor.unam.mx, www.cashum.unam.mx

Cuando vayan, sabrán de lo que se han perdido.

Gracias a quienes aguantaron hasta aquí.

Anuncios

2 comentarios

  1. de nada said,

    26 noviembre 2009 a 21:21

    Siempre es un gusto y un placer leer las entradas de este blog.

    Algunas, como esta, un poco largas. Le puedo recomendar a mi editora Charbelí, que siempre me ayuda con lo que escribo para un blog.

    • lourdesch said,

      26 noviembre 2009 a 22:22

      Le agradezco mucho su comentario, estimado De nada. Tomaré en cuenta su recomendación sobre la editora, sin embargo, permítame hacerle una confesión: ¡me fascina escribir así de largo! Probablemente, como soy una persona controladora quiero compartir con el lector la mayor cantidad de información. Me gustaría transportarlos a todos al lugar donde estuve, mostrarles lo que vi y sentí. Si pudiera recrearía los escenarios y las palabras, porque, a veces, cuando estoy en un evento o lugar, pienso en cómo describir el suceso para ustedes.

      Por favor, dígame cuál es la dirección de su blog, de esa manera estaremos en igualdad de condiciones, yo también le conoceré.
      Un cálido saludo en un hermoso día frío.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: