“Making money is happiness, we are told”: Muhammad Yunus (Nos han dicho que la felicidad está en hacer dinero)

Making money is happiness, we are told”, dijo Muhammad Yunus durante una conferencia suya a la que asistí gracias a la cortesía de Liz Alejos de HSM.

Un poco de historia

Hace como ocho años compartí con algunas amigas y con mis hijos “una idea sensacional” que había estado madurando durante algún tiempo: el préstamo de los 100 pesos.

¿En qué consistía?

Era un fondo (así lo concebí yo) creado para ayudar a gente en condición de calle, del cual se prestarían 100 pesos a todos aquellos que quisieran iniciar un negocio de venta de tamales, planchado de ropa, lavado de autos, podado de césped o árboles, por ejemplo, de manera independiente. El préstamo sería a la palabra y el requisito era que nos cercioraríamos de que los utensilios se adquirirían, se compraría la materia prima y se entregaría al beneficiario a quien se le pediría que pagara cuando juntara el dinero con un (llamémoslo) interés de 20 pesos que ayudara a incrementar el fondo para poder seguir prestando a otras personas.

¿Qué pasó?

El proyecto no pudo llevarse a cabo porque el negocio que tenía sufrió un colapso y no tuve cómo financiar ese sueño. No quiero entrar en más detalles.

Por supuesto mis hijos estaban encantados, pero mucha gente creyó que sólo lograría perder más dinero del que ya había perdido por un estafador.

Entra Yunus en escena

En 2006, Charbelí (mi hija) me dio una noticia terrible para mí (en ese momento), me dijo que un hombre en Bangladesh había ganado el Premio Nobel de la Paz por haber desarrollado un “banco para pobres” y cuya esencia era parecida a mi idea de los 100 pesos. Gancho al hígado. “¿Cómo lo hizo?”, le pregunté a Charbelí. “¿Cómo consiguió los fondos?” “¿Qué hizo para que la gente le respondiera?”

La investigación

Decidí investigar quién era y qué hacía este hombre. Me quedé extasiada, http://www.muhammadyunus.org/   si quieren saber por qué y les interesa el tema, les invito a visitar su página. Ahora esta información se encuentra a un clic de distancia.

En entrevista

Hace como un año vi la entrevista que Charlie Rose le hizo y me gustó muchísimo, (aún no he comprado su libro). Pensé “¡cómo quisiera conocer a este hombre!”

Sueños imposibles

En octubre de 2009 supe que Yunus estaría en México en un evento de HSM al que pensé que no podría asistir porque el costo estaba fuera de mi presupuesto, ni modo, cuando no se puede, no se puede.

El sueño hecho realidad

Mi hija estaba invitada al evento, ¡qué emoción! Yo no iría, pero ella me platicaría todos los detalles. A la hora de la hora, Charbelí no pudo ir y yo tomé su lugar. ¡INCREÍBLE! Llegué corriendo, el corazón se me salía, le hice honor a la pista de carrera de caballos que se veía mientras trotaba por los pasillos de Centro Banamex.

Una vez en el salón, me fui acercando cuanto pude: ahí estábamos frente a frente (bueno él arriba con su Premio Nobel bien ganado), él es la evidencia de que se puede… todo se puede.

We always blame the government (siempre culpamos al gobierno)

No acabaría de escribir esta entrada si transcribiera y comentara todas las notas que escribí o si narrara todo lo que sentí, pero quiero retomar algunos temas.

Premio Nobel de la Paz 2006

Muhammad Yunus sonó como un verdadero utopista cuando dijo: “crear empleos es muy fácil” (ni pregunten lo que seguro todos pensamos), sin embargo su explicación fue maravillosa.

El concepto de negocios  en la actualidad está relacionado con hacer dinero, eso nos convierte en máquinas para hacer dinero… “Making money is happiness, we are told”, menciona enfáticamente. “Pero, prosigue en inglés, si utilizáramos las mismas estrategias del mundo de los negocios para los negocios sociales (sic), podríamos generar suficientes empleos para todos.” No parece real ¿verdad?

¿Por qué es fácil crear empleos según Yunus?

Él sostiene que los trabajos se pierden de empresas dedicadas a producir utilidades que quieren asegurar los retornos de inversión (ROI) en niveles rentables. Los negocios sociales generan empleos (muchas veces autoempleos), pero sólo recuperan el costo, de hecho cuando empiezan la utilidad es O.

Fascinante…

Así me pareció Muhammad Yunus cuando invitó a la gente a crear este tipo de actividad en el vecindario, en la colonia como diríamos en el D.F.  De esta manera, comentó, la gente tiene una ocupación que le permite sobrevivir y mantenerse ocupado.

De esta manera, dijo, las personas no dependen del gobierno para el autosustento y la generación de empleos. De hecho, él está convencido de que cualquier problema puede resolverse con el establecimiento de negocios sociales.

Carlos Mota

Fue el moderador de las preguntas e hizo la primera:
“A los mexicanos nos gusta pensar que somos un país pobre, ¿lo somos?”

Sin titubear Muhammad Yunus contestó:

“México es un país con suerte”. “No es un país pobre, sólo tiene gente pobre”. “Si podemos organizarnos, no somos un país pobre, es sólo cuestión de tiempo. México es un país lleno de recursos. Ha demostrado que tiene la capacidad para cambiar las cosas. Entonces, tiene que cambiar algo en la estructura”. El silencio entre los asistentes fue enorme y él prosiguió: “No hay razón para que un país sea etiquetado de manera permanente como pobre”.

Somos un país con pobres, no un país pobre

Sin duda, las ideas de Muhammad Yunus son muchas, creativas, innovadoras y brillantes y seguramente podrán entenderlas mejor si leen su libro o recurren a su página.  Quiero compartir con ustedes es esto que él dijo: “Si no hemos hecho algo por alguien, no habrá una huella de nosotros en el mundo, nadie te recordará por ser rico”.

Una opinión encontrada

Creo que si recordamos a las personas porque son ricas o famosas, entonces también hay que apreciarlas por sus actos, y recordarlas con cariño si ayudaron a que este mundo fuera un poco mejor, si atendieron a los enfermos, ayudaron a los hambrientos, compartieron su riqueza.

Microcréditos en México

Hay ya muchas personas trabajando activamente para apoyar a otros, las grandes corporaciones tienen áreas y presupuestos completos de responsabilidad social, lo único que debemos esperar es que estos departamentos no sean un escaparate para costosas fiestas y desfiles de excentricidades y derroche de dinero, sino programas con objetivos manejados por gente responsable.

En México, mucha gente ya tiene un estilo de vida como el de las mujeres apoyadas por el Grameen Bank, muchos hogares son sostenidos por personas trabajadoras que venden por catálogo, que cuidan a los hijos de otros, que venden en las puertas de sus casas, que bolean zapatos.

Ya dimos el primer paso. Yo no pude echar a andar el proyecto de los 100 pesos, pero hay millones de ideas brillantes circulando en las cabezas de otros tantos hombres y mujeres de este maravilloso país. ¡Vamos a generar empleos! Seguramente, las utilidades vendrán después, contribuyamos a sacar a nuestros pobres de las calles.

Lourdes Chávez

P.D. Al final del evento, después de la aglomeración a su alrededor, me acerqué al Dr. Yunus y hablé con él (uno a uno), eso fue lo mejor del año en ese aspecto de mi vida.

 

http://www.facebook.com/lourdes.chavezsandoval

Anuncios

7 comentarios

  1. Benjamin Muciño said,

    13 enero 2010 a 0:59

    Me parece que todo es posible si, además del sueño hay dos ingredientes indispensables: 1) la persona o grupo de personas que se van a dedicar a ello y 2) la estructura, por sencilla o lineal que sea, que se encargará de atender el trabajo a desarrollar, sea de quien inicia el proyecto o de quien se beneficiará, por donde empezar?. Pienso que los soñadores a veces tropezamos más seguido de lo que deseamos pero es la única forma de levantarnos, aprender y mejorar, no?, saludos.

    • lourdesch said,

      13 enero 2010 a 16:37

      Sí estoy de acuerdo contigo Benjamín, pero las posiciones en las que tú has estado facilitan más este tipo de proyectos, cuando regreses a ellas, no los olvides. Confío en ti. Un abrazo.

  2. lamaga said,

    13 enero 2010 a 1:34

    Qué genial que pudiste hablar con él Lu, este proyecto es una maravilla…te debo fon, me tienen a mil che. Un abrazo.

    • lourdesch said,

      13 enero 2010 a 16:35

      Sí es un proyecto sensacional, pero para estos no hay mucho lugar en nuestro país. Ojalá y a alguien le interese y lo lleve a cabo.

  3. Patricia said,

    13 enero 2010 a 18:33

    Es verdad que sería excelente que encontraramos gente tan valiosa como él para desarrollar los oficios que sacarían de la extrema pobreza a mucha gente, pero parece que se pierde la aguja en el pajar. En el período presidencial de Fox existia un programa “El microcrédito” consistente en pequeños créditos otorgados a la gente pobre o muy pobre para crear proyectos de autoempleo (micronegocios o changarros) y generar ingresos. Mas me pregunto ¿que sucedió con este plan?

    Lo mejor es que hayas tenido la oportunidad de conocerlo personalmente e intercambiar ideas.

    Saludos

  4. Claudia said,

    14 enero 2010 a 1:22

    Hola Lourdes suena muy bien, si conoces alguna causa de estas cuenta con mi donativo

    • lourdesch said,

      14 enero 2010 a 17:22

      Querida Claudia, me encantaría iniciar este proyecto. Gracias por la oferta. Voy a tratar de estructurar mejor el programa y tal vez, si hay más interesadas, podamos iniciarlo a mediano plazo. Siempre podermos pedir la asesoría de la Fundación Yunus. Un abrazo. Lourdes


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: