Mi candidato ideal (primera parte)

Cuando veo a los precandidatos, a cualquiera o a todos, pienso en un rosticero lleno de pollos que giran; en cada vuelta deben parecer más apetitosos doraditos, crujientes, pero si nos fijamos bien, les escurre la grasa, están pintados para agarrar color y cuando se prueban, muchas veces son decepcionantes. Pero en realidad a mi ni se me antojan porque yo, ¡NO COMO POLLO!
Más de lo mismo
Falta más de un año para que elijamos nuevo presidente y, en el ámbito político, una vez más, parece que todo se congela.
La gente alrededor del poder vuelve a sumirnos en un pantano de incertidumbre. En la pasarela de las vanidades somos simples espectadores de una rebatinga en donde el botín lo pagamos todos nosotros y, sin embargo no contamos, no se nos considera más que votos duros o indecisos.
Sueño guajiro
Durante las últimas semanas he anotado qué características me gustaría encontrar en mi candidato ideal. Créanlo, ha sido muy difícil porque pienso en un ser bio-psico-social-espiritual armónico (no me lo saqué de la manga ¡eh!). Eso implica atributos intelectuales, morales, físicos, psicológicos congruentes ¡ta cabrón!No hago ninguna referencia religiosa, cito: “Hoy la antropología contemporánea proclama una y otra vez la unidad del hombre: el cuerpo, la mente, los sentimientos, la conducta interpersonal, son manifestaciones de una esencia única” (Lacuey, 1986).
¡Aja sí, ajá!
En mi descripción, el candidato no tiene partido, no tiene nombre, no tiene cara. No es todavía, o sí, es el borrador de mis esperanzas, ¡ahí les va!
Mujer u hombre, no me importa, pero eso sí ¡amante de la sabiduría!
Nacionalista, no patriotero.
Francamente, sin ánimo de ofender a nadie, preferiría que no fuera abogado, en mi experiencia, no nos ha ido muy bien con ellos. Han traído La Constitución en una mano y la anestesia en la otra.
Tampoco quisiera un economista. Mejor ni hacer memoria…
Me gustaría tal vez un contador, ¿no les ha pasado que cuidan el dinero como si fuera de ellos?, ¡eso me gusta! O un matemático, con esa percepción diferente del mundo.
Un historiador podría representar ventajas, sería el único que no podría argumentar desconocimiento de antecedentes o causas.
¿Qué pensarían de un administrador de verdad?

¿Y qué más?…
Que haga del bienestar de los mexicanos No su lema, porque eso no sirve para nada: Su cruzada
Consciente de su situación y de la nuestra.
Auténtico. No un santo, pero tampoco Satanás.
Fiel y leal. Si no, ¿en qué confiamos?

Libre

Sin límites autoimpuestos. Ya bastantes tendrá con los que le impondrán los congresos y los organismos internacionales. Me gustaría una persona libre aunque solo fuera de pensamiento, de espíritu. Con alas para volar alto, aunque tenga que hacer de una jaula su espacio vital.

Audaz, pero cauteloso, no un chivo en cristalería.
Con una gran autoestima, pero sin soberbia.
Por supuesto: culto, inteligente, accesible, con mentalidad triunfadora.
Neutral, me encantaría que fuera un candidato ciudadano (bueno con estas características, sería difícil encontrarlo en la política).
Simpático, pero no un payaso.
Incluyente de verdad.
Respetuoso de cualquier forma de vida.
Respetuoso y guardián de cualquier tipo de pensamiento. No me gustaría regresar a: “Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento y muera el que no piense como yo.” Voltaire

No fumé nada raro
Me gustaría una mujer o un hombre que ¡¡medite antes de hablar!!, ¡qué hable antes de actuar!, ¡qué actúe antes de rendirse!, y que se rinda, si es necesario y sepa admitirlo. En el fracaso está el aprendizaje. El que nunca ha fallado, no sabrá qué hacer cuando suceda.

¡Expertos!, ¿me oyen? ¡Expertos!
Un aspecto MUY importante para mí es que los políticos NO saben de la existencia de las Ciencias y técnica de la comunicación. Si no me creen, vean a su alrededor.
¿Cuántos políticos tienen verdaderas ESTRATEGIAS de comunicación, elaboradas por especialistas? Ninguno, puro advenedizo, todos se sienten comunicólogos consagrados o publirrelacionistas natos. ¡Nada!
La comunicación política es un desastre. Propaganda: ¡Nada! Discursos reciclados con temas sin sentido.
Mercadotecnia política, ¡puro experto!, gastan y gastan una cosita por aquí, un eventucho por allá, ¡total es la raza! ¿Y sus estrategas BTL? ¡No saben ni qué es eso!
Eso sí, el amigo del amigo se hincha de dinero resultado de la ignorancia.
Quiero un candidato que respete las encuestas, pero que contrate ¡AGENCIAS PROFESIONALES!, no la bola de mitoteros que nos manipula con los números que paga el mejor postor.
¡Quiero alguien que quiera! Sí, que quiera a este país, a su gente, que sepa pedir perdón y cambie el rumbo si se necesita.
Alguien que no robe para repartir, ni robe para él o ella.
Quiero un hombre con hambre de justicia. Con amor por el prójimo, pero de verdad. No que salga a la calle rodeado de guardaespaldas y sea incapaz de acercarse a la gente.
Quiero, por primera vez, un presidente que NO contrate a sus amigos por compromiso, prefiero que recurra al hijo del vecino si ese puede ayudarlo a sacar este país adelante.
Por supuesto, me gustaría una persona con agallas, pero de las de a de veras.

Quiero que encontremos al presidente que nos merecemos. O a la presidente a prueba de Alzheimer.
Si no, no quiero nada.
¡Por favor descríbanme aquí las características de su candidato ideal! A ver qué logramos juntos.
No importa si son de izquierda, derecha, de en medio… seguro ustedes también tienen su candidato ideal.
Quiero cerrar con otra frase (oración en realidad) celebre de Voltaire: “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo.”Lacuey, J. (1986) La expresión corporal en la pastoral juvenil. Madrid, España: CCS pp.18-19

Anuncios

5 comentarios

  1. Benjamin said,

    3 junio 2011 a 20:55

    Muy querida Lourdes, sabes lo que pienso de los candidatos, el problema no es perfiles, cualidades, características o similares, sino de realidades. Lo ideal vs la realidad. Pienso también que se necesita tener sentido de la realidad para saber que candidato se quiere y con quienes contamos; es de intencionalidad el problema, por lo que pienso que debemos ocuparnos en que quiere el candidato que nos ofrecen los partidos para saber si conviene o no, saludos!

  2. Oscar Rivas said,

    6 junio 2011 a 23:13

    Estimada Lourdes:
    Que interesante me ha parecido tu blog, no había tenido tiempo de leerlo con cuidado hasta este tema que llamó mi atención.
    El tema me parece por demás interesante, para mí, lo importante es que la persona QUIERA ser Presidente. QUIERA lo deduzco de querer, de amar, de apreciar, de dar, de entregar. ¿Acaso no es así cuando le decimos a alguien que amamos, te QUIERO mucho? Para mí esa es la primera cualidad que espero que tenga el siguiente mandatario. Que nos QUIERA.
    Voy primero por el sentimiento antes que por la razón, no es vano que Morelos haya escrito Los Sentimientos de la Nación. Surge de lo mismo, del amor a los mexicanos, amor a la patria.
    Saludos y felicidades por tu blog
    Oscar Rivas

  3. 8 junio 2011 a 22:56

    La cantidad de esperpentos que han gobernado este país, es directamente proporcional a la ignorancia de sus votantes. Cierto, durante mucho tiempo, “sufragio” no fue más que sinónimo de la inconsistencia política existente en la nación; mucha sangre ha corrido para que las elecciones, más allá de legitimar a una figura pública, sean la fiel representación de quienes, a nombre de millones de voces, enarbolen la lucha social por la que tanto batallaron los antepasados de tan malavenido resultado. Siendo así, permitimos -a nombre de una comunidad llamada México- que cientos de incompetentes (esta última palabra entendida como aquellos que carecen de competencias, capacidades) tornaran el escenario político del país, en una parodia similar a la de la India María en ‘Las Delicias del Poder’. Lo sé, citar a Ma. Elena Velasco como comparativo de la situación actual de la esfera electoral, no puede traer consigo nada bueno. Pero así es, una vez más, justo como ‘Maratón’, ha ganado la ignorancia. La falta de criterio de una ‘ala derecha’ que se carcome con el cáncer que ellos mismos provocaron al crear y criar a una saga de personajes que, al más puro estilo de la doble moral que les caracteriza, atacan las acciones por la igualdad tras la cortina de “las buenas costumbres”, mientras ‘sabrosean’ a Edith González y felicitan a uno de sus militantes, por tan ‘buenos gustos’. La vergüenza de una izquierda que asegura defender las necesidades del grueso de la población, a la par que descuidan las calles, seguridad, ambiente, transporte público, sueldos y salubridad, total, de legislaciones populistas habrá de vivir la madre de familia que gasta alrededor de $30.00 en transportarse de su hogar a la locación de su trabajo (para probablemente recibir el sueldo mínimo); eso sí, el segundo tramo de la obra periférica quedará ‘chulísimo’. Y del supuesto centro, digamos que prefiero no malgastar mi tiempo ni el de quienes lean la presente respuesta; únicamente sé que, en caso de una vez más ‘decidir’ elevarlos de donde tanto trabajo costó bajarlos, no podremos reclamarle nada al tiempo, a la historia, será nuestra culpa.
    Mi candidato ideal se ha ido con la esperanza de una nación que elige responsablemente, porque no son los partidos políticos, es la permisibilidad de una población aletargada que conoce de cabo a rabo la vida real y ficticia de ‘La Gaviota’, pero no de Pilar Gonzalbo; que escucha con atención la opinión Guadalupe Loaeza, pero jamás en su vida se interesará por los postulados de Hobsbawm. Mi candidato ideal, no existe en la corrupción del PRI, ni en el populismo del PRD, ni mucho menos en la carencia de criterio del PAN, me parece que el único candidato (el que merece ostentar ese nombre), está en los siervos de esta nación, es todos y cada uno de nosotros, en no permitirnos regresar ni que nos estanquen. Mi candidato ideal está en las palabras de Lincoln: “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”.

  4. 30 junio 2011 a 22:42

    […] junio 2011 a 14:26 (General) Primero, quiero agradecer los comentarios a mi entrada anterior https://lourdeschavezblog.wordpress.com/2011/06/03/mi-candidato-ideal-primera-parte/, tanto los escritos en el blog como los manifestados por diferentes […]

  5. 17 febrero 2012 a 0:08

    […] el candidato es ideal para mí, me vale si es gay o lesbiana, mujer u hombre, Adonis o […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: