No lo leas si eres priísta (segunda parte)

Si no leíste la primera parte

A río revuelto, ganancia… del PRI

Han sido varios los autores, analistas o comentaristas que han escrito o hablado sobre la incapacidad del mexicano para ser un “jugador en equipo”. Evidencias de esta verdad sobran, el ejemplo por antonomasia es el mal desempeño nacional en los deportes practicados en conjunto. Yo creo tener uno mejor: la incapacidad para aprovechar la alternancia para aprobar leyes. PAN y PRD fueron incapaces de aliarse, durante dos sexenios, para destrabar los frenos que impiden el crecimiento real de nuestro país. Había que resolver las necesidades, conquistar a los gobernados, ganar la confianza con las acciones que representaran el bien común. En vez de eso, las diferencias pudieron más que el interés supremo de una nación.

Gracias a lo antes mencionado, el PRI: el verdugo, sojuzgador, represor, vendepatrias, está de regreso con lo que parece el mayor problema de amnesia colectiva registrado en la época moderna: el nuestro. Ninguno de los partidos de oposición fue capaz de ver no por los intereses de algunos cuantos bastardos (militantes en TODOS LOS PARTIDOS) sino por un país en busca de un líder, en busca de una nueva identidad no priísta.

Calando hasta los huesos

Si algún lector piensa que los pasados 12 años fueron de una administración federal panista es ingenuo, tal vez las cabezas de los equipos eran, pero las bases permanecieron intactas. La persona que atiende en una ventanilla en la SH, el IMSS, el ISSSTE, la CFE, la STPS, etcétera, (en su mayoría) no llegó hoy, ayer o hace 12 años. Por eso, los sindicatos siguen teniendo ese poder, ese personal defiende años y años en un trabajo que desempeña de la misma manera que cuando empezó. La llegada del PAN fue una cirugía plástica, no una cirugía reconstructiva.

Las administraciones estatales, locales o municipales a cargo del PRD corrieron la misma suerte, el priísmo se adhirió como el calcio a los huesos de los funcionarios públicos, es un estilo de administración: gano poco, hago poco y mal, reniego y, si mi ética lo permite, busco negocios complementarios y reparto para comprar silencio y complicidad. Eso, en la mayoría de los casos, no cambió.

¿Y si…?

Los mejores aliados para la divulgación de los no logros han sido una gran cantidad de medios de difusión. Como siempre, el interés individual (en este caso corporativo) prevaleció sobre el general. Cuando el gobierno de Enrique Peña Nieto llegaba a su fin, empezó a endurecerse una campaña que había iniciado mucho antes de la boda “real”. Hay un sinnúmero de ejemplos, yo solo mencionaré algunos que conozco, como la sección Estado de México de El Universal que parecía una recopilación diaria de las actividades del gobernador, Leopoldo Mendivil y el periódico La Crónica en general. Entre los más fervientes admiradores de EPN están Alejandro Cacho de Panorama Informativo en Grupo Acir y Óscar Mario Beteta de Radio Fórmula. De las cadenas televisivas ni hablamos porque ese tema ya está muy manoseado. La lista es interminable, pero sería injusto no decir que el PAN y el PRD también tienen sus paleros.

Quiero hacer una aclaración enfática, hay verdaderos comunicadores (mis respetos para ellos) cuyas auténticas preferencias están con el PRI, el PRD o el PAN. Yo a quienes me refiero es a aquellas veletas que se dejan llevar por el “viento” al “mejor lugar”. A esos que quieren garantizar su permanencia, a los que apostaron por regresar al pasado a costa del futuro de los mexicanos. Esos son los que han influido con un derroche de recursos mediáticos para crear una opinión pública desorientada, confundida, desinformada. Giovani Sartori explica que el nexo entre opinión pública y democracia es constitutivo: la primera es el fundamento sustantivo y operativo de la segunda. Es donde radica la importancia de cómo se forma esta opinión y de la forma que adquiere. La opinión pública no es “innata”: es un conjunto de estados mentales difundidos (opinión) que interactúan con flujos de información. Y el problema se presenta por esos flujos de información. El público, más que nadie, los recibe. (Sartori, 2004)

“La lectura no nos sacude y calienta más de lo normal; las imágenes conmueven e involucran: hacen amar, sufrir y odiar.” (Sartori, 2004 p. 438)

No recuerdo cuál de mis profesores de publicidad o de opinión pública comentó en una ocasión que si hubiera habido televisión durante las elecciones, Franklin Delano Roosevelt , trigésimo segundo presidente de E.E.U.U. (1933 – 1945), nunca hubiera sido electo porque era paralítico, en una época cuando la discriminación en ese país era [más] radical.

Después de la exposición (debate) del pasado 6 de mayo, me queda claro que carita mata neurona, aunque yo lo digo por Gabriel Quadri. Si los mexicanos votáramos por la persona y no por el partido, si nuestra decisión fuera racional y no emocional, si nadie se dejara arrastrar por el voto corporativo, el próximo presidente de este país sería Gabriel Quadri (como lo dije en la primera parte, candidato adecuado, partido equivocado).

Un maestro habló

“¿Qué quiero decir con civilización del espectáculo? La de un mundo en el que el primer lugar en la tabla de valores vigente lo ocupa el entretenimiento, donde divertirse, escapar del aburrimiento, es la pasión universal. Este ideal de vida es perfectamente legítimo, sin duda. Sólo un puritano fanático podría reprochar a los miembros de una sociedad que quieran dar solaz, esparcimiento, humor y diversión a unas vidas encuadradas por lo general en rutinas deprimentes y a veces embrutecedoras. Pero convertir esa natural propensión a pasarlo bien en un valor supremo tiene consecuencias a veces inesperadas. Entre ellas la banalización de la cultura, la generalización de la frivolidad, y, en el campo específico de la información, la proliferación del periodismo irresponsable, el que se alimenta de la chismografía y el escándalo”. Vargas Llosa (2009)

Algo que le reconozco a Enrique Peña Nieto es esa acotación: “Si la televisión hiciera presidentes, usted sería presidente porque durante su gestión como jefe de gobierno destinó más de mil millones de pesos –aquí tengo los documentos que lo prueban en la cuenta pública– para la comunicación social y esto representa el doble que destinó el Estado de México a comunicación social.” (El Universal, 6 de mayo de 2012) Pero yo agrego, claro que la inversión de AMLO dio frutos, estuvo a punto de ser presidente (cada quien tiene su versión de los hechos) y yo digo: en 2006 hubo más votantes empeñados en impedir que López Obrador fuera presidente de los que hoy, en 2012, quieren evitar que Peña Nieto los gobierne.

Permítanme, sin embargo, que continúe. Ahí no queda todo, Peña habla de lo que sí gastó él, ¿pero y todo lo que le regalaron? A ver, una cuenta rápida. El miércoles 12 de noviembre de 2008, Enrique Peña Nieto “admitió” en el programa Shalalá que conducían en ese entonces Katia D’Artigues y Sabina Berman que desde hacía tiempo mantenía una relación sentimental con la actriz Angélica Rivera. (El Universal, 13 de noviembre de 2008).

El 27 de noviembre de 2010 se llevó a cabo el “esperado acontecimiento” (la boda), dos años de cobertura ABSOLUTAMENTE GRATIS de todas las actividades de la pareja. El gobernador llegó a ser el señor de Rivera, su acompañante. Millones (si no que lo digan los publirrelacionistas) de pesos no facturados en promoción. Aparición en todas las revistas de sociales y espectáculos, así fue como EPN se convirtió en una estrella de TVyNovelas. Esa presencia en los medios no se la hubiera dado el Proceso, Letras Libres, Expansión o Entrepreneur. No, eso se logra con revistas de penetración nacional, esas que se encuentran en las estéticas, en los consultorios, en los hospitales, en las filas del súper. Angélica Rivera puso a Peña (como a las cocas, las pepsis y el pan bimbo) en todos los hogares que ven telenovelas, lo demás es parte de otra estrategia, pero el mayor golpe ya estaba asestado y por eso, el verdadero exgober precioso debe estarle eternamente agradecido a su esposa actual.

Comentario de infarto

Los puristas podrán decir que miento (si es que me leen), que el éxito de Peña es el resultado de su propio equipo de trabajo, de sus estrategas de marketing político, este es mi blog y sostengo que el gran impulso se lo dio el noviazgo con su “gaviota”. Sin lugar a dudas, las campañas de EPN son muy buenas, pero nada se compara con una historia de amor al más puro estilo de Yolanda Vargas Dulché o Barbara Cartland. Yo le llamo propaganda aspiracional.

Citas

Sartori, Giovanni, 1924- ¿Qué es la democracia? / Madrid: Taurus, 2004, pp. 93, 438

Vargas Llosa, Mario, 1936- La civilización del espectáculo/ México: Letras Libres, febrero 2009, p.14 http://www.letraslibres.com/revista/convivio/la-civilizacion-del-espectaculo

El Universal, 6 de mayo de 2012 http://www.eluniversal.com.mx/notas/845692.html

El Universal, 13 de noviembre de 2008 http://www.eluniversal.com.mx/espectaculos/86708.html
http://www.facebook.com/lourdes.chavezsandoval

Anuncios

7 comentarios

  1. Oscar Rivas said,

    9 mayo 2012 a 13:50

    muy interesante este artículo y tu punto de vista muy realista.
    saludos
    Oscar Rivas

  2. Patricia said,

    9 mayo 2012 a 14:33

    Estoy de acuerdo contigo; a veces las personas están en el lugar y el momento equivocado. Quadri podría haber sido una muy buena opción de estar en una coalición distinta. Y de los demás ni decir nada, más de lo mismo. Me gustaría hacerte una sugerencia y de ser posible incluyas en tu próxima entrada. Aunque aquí ya lo mencionas, podrías hacer hincapié en la importancia de la elección de diputados y senadores que a final de cuentas son los que han estado coartando el desarrollo y crecimiento de nuestro país, y por ende de la sociedad. Su desempeño se centra en permanecer como moles inamovibles en defender los colores de un partido y no los de la insignia nacional, que al fin de cuentas es para quien trabajan.

    Si tenemos un congreso más repartido; quizá entonces se pueda dar movimiento a tantas y tantas reformas que se quedan en el tintero por falta de acuerdos. Ya que al parecer el peso del Ejecutivo ha quedado disminuido por una bola de ignorantes. ¿Tienes alguna sugerencia para diversificar las cámaras?

    ¡Excelente! tu blog

    • lourdesch said,

      9 mayo 2012 a 15:02

      Paty:
      Tienes toda la razón, lo incluiré en la última parte.

  3. Javier DS said,

    9 mayo 2012 a 15:23

    Me suena como que Quadri, con el asunto de las candidaturas independientes que serán una realidad en la elección de medio término, estará presente con una cauda poco despreciable. Buen artículo

    • lourdesch said,

      9 mayo 2012 a 15:42

      Ojalá así sea. Tiene lo que a muchos políticos les falta: capacidad de análisis, reflexión, inteligencia y amor por lo que está haciendo.

    • Luis Diaz said,

      10 diciembre 2013 a 18:44

      QUADRI de verdad? El que con lobos anda… Para elegir un presidente se necesita saber su pasado, presente, cargos y desempeño, su postura, su filosofía, el grupo partidista con el que esta. Sus promesas y cuantas cumplió… No sé muchas cosas para tener una idea de la PERSONALIDAD a elegir… por eso te vuelvo a preguntar ¿Quadri?

      • lourdesch said,

        10 diciembre 2013 a 19:09

        Efectivamente, él y yo tenemos varios amigos en común que no tienen nada que ver con la política, cierto conozco su pasado, por eso lo dije.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: