Peña Nieto en la Ibero

La humildad significa… tolerancia. Pero la tolerancia no quiere decir indiferencia. En efecto, respetar la fe de los que opinan de otra manera no significa identificarse con ella. (Frankl, 1990)1

Hace unos momentos escuché la conferencia de Enrique Peña Nieto en la Universidad Iberoamericana, mi alma mater. Como lo he dicho hasta el cansancio en este blog, no soy priísta, respeto a los priístas convencidos, a los panistas, a los perredistas, hasta a los del verde o de Alianza, pero no a Enrique Peña Nieto.

No estoy de acuerdo con las manifestaciones de odio porque a la larga dejan heridas abiertas, como las dejaron AMLO y Calderón hace seis años. Los políticos se ven y se saludan, son hipócritas profesionales, nosotros no.

EPN no acudió a la entrevista que tenía en Radio Ibero posterior a su presentación. Dos priístas regresaron al rescate: Aurelio Nuño y Pedro Joaquín Coldwell quienes, según dijeron, son exalumnos de la UIA. Esto fue algo de lo que expresaron:

Aurelio Nuño: “…la Ibero, una universidad de intolerantes”, “dónde están los buenos ciudadanos”. (Aludiendo al programa que ahora promueve la universidad para hacer mejores ciudadanos).

Pedro Joaquín Coldwell: “…abucheo cobarde, no compatible con el espíritu universitario, yo no vi la tolerancia. Como exalumno de la Ibero me da pena”.

A pesar de que efectivamente, me parece muy mal que haya gritos y jaloneos, quiero recordarle a estos priístas, que aunque no lo viví en carne propia, las matanzas del 68 y del 71 tuvieron como preámbulo manifestaciones como la de la Ibero. Entonces, tolerantes, así que digamos tolerantes, no son en el PRI. Y eso que solo menciono esos ejemplos.

Me gustaría que las demostraciones fueran civilizadas, respetuosas, pero si no hay ningún partido detrás de estos manifestantes, si sus reclamos son suyos, genuinos, hay que escucharlos.

Ahora, y no defiendo a los maleducados, ¿qué ejemplo han recibido estos jóvenes? Una cámara que no permite que los presidentes rindan sus informes, tomas de la tribuna, insultos, faltas de respeto como las de la mayoría de los diputados. ¿Cómo inquieren los diputados a un secretario de estado? Como vendedores de carnitas en Xochimilco.

Todos queremos respeto, pero primero hay que darlo. Este es el resultado de lo que estas generaciones han visto, ya se creyeron que las cosas se piden a gritos e insultos, pero ellos no empezaron.

¿Cuál es el destino de la juventud, de los estudiantes si Peña Nieto (como parece) se convierte en presidente? Tlatelolco segunda parte. Ellos son jóvenes inexpertos, tal vez manipulables o inmaduros, ¿cuál es la excusa de EPN, de Nuño y de Coldwell? Cuál intolerancia fue peor. ¿Se acabó la vida color de rosa por una hora para EPN en la Ibero?

Pues que se acostumbre, porque no creo que AMLO vaya a ser una perita en dulce, si no que se lo pregunten a Calderón. En este país parece que hay muchos empeñados en hundir el barco. Unos en la presidencia, otros en la resistencia y otros en la pasividad.

Quiero comentar que desde que yo estudié en la Ibero, los alumnos siempre han sido muy activistas, pero más respetuosos. Me extrañó el recibimiento “tan afectuoso” hacia López Obrador, será porque yo viví su comentario sobre los pirrurris que se manifestaron en aquella marcha de la paz a la que muchos acudimos, con el único fin de pedir eso que ahora está tan escaso: LA PAZ

http://mx.ibtimes.com/articles/24556/20120511/pena-nieto-ibero-viedos-encierro-bano.htm

http://www.youtube.com/watch?v=IsxbJAg0glo&sns=em

http://www.facebook.com/lourdes.chavezsandoval

1 Frankl, Viktor E. (Viktor Emil), 1905-1997 Ante el vacío existencial: hacia una humanización de la psicoterapia /    Barcelona:   Herder,  1990.

Tolerancia, ¿para quién?

La muerte de Michael Jackson es un acontecimiento inesperado porque era un hombre millonario de 50 años de edad, en cualquier situación normal podría pensarse que estaba en la flor de la vida. Sin embargo, las flores tienen una vida efímera y, aunque nos hacen felices por un tiempo, mueren más rápido de lo que desearíamos.

Es asombroso, pasadas la agitación y la consternación, recapitular lo sucedido y darse cuenta de que no somos más que marionetas de los medios de comunicación y, aunque no lo parezca, no es una crítica, es una apreciación.

Hace algunos años, millones de personas repudiaban la conducta de Michael (tal vez muchos de esos que ahora lo lloran), a pesar de que nunca se comprobó nada de manera oficial. Se le llamó de todo, se le asignaron sobrenombres hirientes, la crítica no cesó nunca.

Desde mi punto de vista, y es válido porque es mío, así que las críticas no me importan, Michael Jackson, el Rey del Pop, fue víctima del más alto grado de intolerancia proveniente del ser más importante: él mismo. Michael Jackson no se quiso, no se tolero, no se aceptó, por eso tuvo que soportar que los demás no lo quisieran, no lo toleraran y no le aceptaran. Porque yo me preguntó ¿quién tiene derecho a decirle a otro ser humano que no elija el color de piel que desea? ¿Acaso no es la ciencia misma la que ha llegado a tal grado de desarrollo que permite clonar a otro ser humano? ¿No podemos trasplantar órganos, reemplazarlos con prótesis? ¿No puedo ser más bella, menos gorda, incluso más alta? Y si lo hago, no será la gente quien me dirá “te ves mejor así”.

Bueno, Michael Jackson duró (porque difícilmente creo que eso haya sido una vida en la extensión de la palabra) 50 años, la mayoría de los cuales buscó –con la ayuda de la ciencia médica– la manera de verse mejor, para quererse, tolerarse y aceptarse.

Hoy, ya muerto, la gente “lo quiere, lo tolera y lo acepta”; ¿qué habría sucedido si hubiesen podido salvarlo? Quiero especular y decir que no sería querido ni tolerado, y seguramente, ni aceptado, sino criticado por lo sucedido. Todos queremos darle a los muertos lo que no podemos darles en vida porque tememos que nos suceda lo mismo.

Pues yo quise a Michael, lo toleré y lo acepté. Siempre pensé –y lo dije– que era inocente. Hay secretos tan bien guardados que se llevan a la tumba, éste es uno de ellos.

Thriller sería el epitafio perfecto para una vida ejemplar. Sí, la suya es el ejemplo de todo lo que TODOS podemos ser y padecer.

Michael: ojalá que donde estés haya amor y tolerancia para tus decisiones, no importa si fueron equivocadas para toda la humanidad, hoy estás perdonado. ¿Podrás perdonar?

http://www.facebook.com/lourdes.chavezsandoval