Judas Espino

Judas Iscariote vendió a Jesús por treinta monedas. Nunca sabremos en realidad cuál fue su móvil, pero creó historia, tiene un papel dentro del Cristianismo: es el máximo exponente de la traición.

La política tiene muchos Judas; ayer Manuel Espino demostró que la fidelidad es un valor poco común entre los políticos. No me refiero a la lealtad hacia el PAN; si fue expulsado de ese partido, sus militantes no pueden esperar de su parte ningún compromiso hacia ellos. La perfidia fue hacia sí mismo, hacia “sus convicciones”, “sus valores”, “sus principios”, esos de los que tanto alarde ha hecho. En este artículo del domingo 13 de julio de 2008, en el periódico El Universal,1 se alude a las acusaciones de Espino contra Manlio Fabio Beltrones. No entiendo la lógica entonces, ¿o una vez más la amnesia?, te amo a ti, pero no a tu familia (le dice Manolín a Quique), ¡pues no! Peña Nieto viene con toda su corte y eso que antes criticó y repudió es lo que hoy aclama.

Para quienes teníamos dudas sobre la expulsión del expresidente del PAN, ayer todo se aclaró.

Todos deberíamos llevar un diario

Pero más los políticos, porque su memoria es frágil, reproduzco la respuesta de ME a la pregunta: ¿Usted se iría del PAN si le ofreciera la candidatura, digamos, Nueva Alianza, o algún otro partido?

“Ya me han hecho guiños, y nada. Ya me han invitado a desayunar, ya me han mandado mensajes, ya me han apapachado. No, no ando buscando partido. Yo estoy en la política por vocación y cuando entré al PAN fue por convicción ideológica, de principios, no por ambición, no por herencia de familia, no por amistad, fue por convicción. Pueden quitarme un día la credencial y borrar mi nombre del padrón de militantes, pero a mí lo que me hace panista son las convicciones, no la credencial. Por mí pueden romper mi papelito si gustan, pero las convicciones, ¿cómo me las quitan?, esas están aquí adentro. Ago05”2 

Al PAN, PAN y a Espino: cuernos

Conozco a muchos panistas, decentes, comprometidos, que no solo no reciben sino que ponen de su bolsa, su dinero. Les he preguntado cómo pueden seguir en la política, ¿por qué en el PAN? Tienen SUS razones, muy respetables, pero lo que más admiro es la congruencia con la que viven, tal vez no es como yo lo haría, pero es sorprendente ver su amor a lo que hacen, no son los Calderón, Nava, Madero, Cuevas, Gómez del Campo. Son quienes desde su trinchera han evitado que el PAN se hunda en el mar de la mediocridad, del narcisismo, del hedonismo.

Que no me venga Espino conque si Peña gana no obtendrá un puesto, claro, su precio fue más alto, treinta monedas por entregar una ideología. ¿Y el beso? Ese se lo dieron en lo oscurito.

 Manuel Espino: ¿en qué invertirá sus treinta monedas?

1 http://www.eluniversal.com.mx/primera/31301.html

2 http://presidencia2012.com/sitio/secciones/item/entrevista-a-manuel-espino.html

http://www.facebook.com/lourdes.chavezsandoval

Anuncios