Me pregunto

La violencia es el miedo a los ideales de los demás. Gandhi

No sé ustedes, pero a mí ya me da un poco de temor entrar a Facebook, la agresión manifiesta en los mensajes de algunas personas me hacen imaginar lo peor. Con sorpresa he visto a muchos Dr. Jekill convertirse en Mr. Hyde.

Como saben quienes leen mi blog, NO VOTÉ por Peña Nieto, pero tampoco por López Obrador; estoy de acuerdo con que, ante la duda, se efectúe un recuento legal. Sin embargo, hay algo que me preocupa y me da miedo, ¿qué buscan los manifestantes, los blogueros, los tuiteros que defienden a López Obrador?, ¿el primer muerto? ¿Lo quieren de su lado o del lado del IFE, del PRI, del PAN, del gobierno?

No hay camino para la paz, la paz es el camino. Gandhi

No me gustan Carlos Marín ni Ciro Gómez Leyva, es más ninguno de los personajes que aparecen en Tercer grado, por eso no veo el programa, aunque esporádicamente leo sus columnas para constatar que siguen siendo ellos. No escucho a los pseudoperiodistas que me parecen chayoteros hacia cualquier tendencia, a menos que públicamente reconozcan su orientación. Sin embargo, sería incapaz de golpear a alguno de ellos, de escupirle o de maltratarlo porque piensa diferente a mí.

Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego. Gandhi

No quiero ni imaginar qué sucedería si yo caminara tranquilamente por la calle y de repente alguien me atacara por plasmar mi opinión en mi blog. ¿Qué hacer? ¿Defenderse, contraatacar, gritar, sacar un arma en defensa propia? ¿Qué haría mi familia si eso sucediera, si atestiguaran algo como eso?

Recordemos a Buendía

Entre enero y julio de 2012 han sido asesinados 72 periodistas en el mundo, ocho  de ellos en México. ¿Buscan estos manifestantes incrementar el número o simplemente quieren golpearlos y mandarlos directamente al hospital? ¿Se merecen eso por estar a favor de alguien con quien no concordamos?

Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio. Gandhi

No sé cuántas organizaciones han surgido para protestar por los 60 mil muertos en la lucha contra el narcotráfico, muchas de ellas nacidas en la izquierda, ¿por qué entonces no se oyen las voces, no hay manifestaciones para evitar la agresión contra los demás? Creo recordar que a AMLO no le gustan las manifestaciones pacíficas, nos descalificó cuando, TRANQUILAMENTE, marchamos en contra del crimen cuando él era jefe de gobierno.

El hombre no posee el poder de crear vida. No posee tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. Gandhi

¿Qué sucedería si los priístas salieran a las calles a defender su derecho a que su voto se respete? ¿Guerra civil? ¿Los van a matar? ¿Los van a desaparecer? ¿Cuál es entonces la diferencia con respecto a lo que critican? ¿Acaso no repudian que en los gobiernos priístas NO HABÍA LIBERTAD DE EXPRESIÓN? ¿No recuerdan la intolerancia hacia quienes pensaban diferente?

Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia. Gandhi

Como también lo mencioné en otra entrada, conozco pocos priístas, pero a ellos NO LES DIERON NADA para que votaran por el PRI. Están convencidos, no son malas personas, no son de otro planeta, no son asesinos, son tan mexicanos como los demás, yo jamás podría insultarlos porque eligieron de manera diferente, y sé que lo hicieron libremente y por convicción. Así, aunque fuera solamente uno, se merece el respeto a su decisión y NO debería haber nadie que lo juzgara por ello.

La señora María Luisa ha trabajado en mi casa durante 19 años. Cada vez que llega la época de elecciones, se divierte. Asiste a la convocatoria de cada candidato que hace proselitismo en el kiosko de su colonia, después de cada mitin se lleva regalos y promesas a su casa; sus nietos usan indistintamente camisetas del PT, PRD, PRI o PAN. Ella  recibe ayuda por parte del Gobierno del Distrito Federal que mensualmente canjea por despensa. El sábado 30 de junio comentó que fueron a visitarla, por parte de la delegación, funcionarios del PRD y le dijeron que tenía que votar por ellos porque si no perdería el derecho a recibir la ayuda.

Como buena norteña, ella es una mujer muy enjundiosa y ni se queda callada ni se deja intimidar. Nos dijo que había respondido: “Voy a votar por quien yo quiera, ustedes no tienen manera de saber qué hago”.

No sé por quién votó María Luisa, ni lo averiguaré jamás.

Me pregunto: 

¿Qué habría sucedido si se hubieran suspendido los recursos para los ancianos, madres solteras y desempleados que otorga el gobierno del D.F., un mes antes de las elecciones? ¿Habría arrasado Mancera?

¿Tienen derecho los perredistas belicosos o los integrantes del movimiento 132 a agredir a otro por la razón que sea?

Si los periodistas están hartos de las agresiones de López Obrador, ¿por qué siguen acudiendo a sus conferencias de prensa?

Si López Obrador sabía con anticipación que iba a haber fraude, ¿por qué se postuló como candidato?

¿Es el objetivo de López Obrador la presidencia o la Revolución?

¿Dónde quedó la Republica Amorosa? ¿La exterminó Pejekiller?

¿Lo que más les duele es que a pesar de haber repartido como TODOS LOS PARTIDOS, la gente prefirió al PRI? No son ellos los que proclaman siempre ¡EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES  LA PAZ!

Conozco muchos simpatizantes de López Obrador inteligentes, simpáticos, cariñosos, me pregunto ¿también estarán dispuestos a aniquilar a sus adversarios? Si es así, ¡Dios nos proteja! 

Anuncios

Peña Nieto en la Ibero

La humildad significa… tolerancia. Pero la tolerancia no quiere decir indiferencia. En efecto, respetar la fe de los que opinan de otra manera no significa identificarse con ella. (Frankl, 1990)1

Hace unos momentos escuché la conferencia de Enrique Peña Nieto en la Universidad Iberoamericana, mi alma mater. Como lo he dicho hasta el cansancio en este blog, no soy priísta, respeto a los priístas convencidos, a los panistas, a los perredistas, hasta a los del verde o de Alianza, pero no a Enrique Peña Nieto.

No estoy de acuerdo con las manifestaciones de odio porque a la larga dejan heridas abiertas, como las dejaron AMLO y Calderón hace seis años. Los políticos se ven y se saludan, son hipócritas profesionales, nosotros no.

EPN no acudió a la entrevista que tenía en Radio Ibero posterior a su presentación. Dos priístas regresaron al rescate: Aurelio Nuño y Pedro Joaquín Coldwell quienes, según dijeron, son exalumnos de la UIA. Esto fue algo de lo que expresaron:

Aurelio Nuño: “…la Ibero, una universidad de intolerantes”, “dónde están los buenos ciudadanos”. (Aludiendo al programa que ahora promueve la universidad para hacer mejores ciudadanos).

Pedro Joaquín Coldwell: “…abucheo cobarde, no compatible con el espíritu universitario, yo no vi la tolerancia. Como exalumno de la Ibero me da pena”.

A pesar de que efectivamente, me parece muy mal que haya gritos y jaloneos, quiero recordarle a estos priístas, que aunque no lo viví en carne propia, las matanzas del 68 y del 71 tuvieron como preámbulo manifestaciones como la de la Ibero. Entonces, tolerantes, así que digamos tolerantes, no son en el PRI. Y eso que solo menciono esos ejemplos.

Me gustaría que las demostraciones fueran civilizadas, respetuosas, pero si no hay ningún partido detrás de estos manifestantes, si sus reclamos son suyos, genuinos, hay que escucharlos.

Ahora, y no defiendo a los maleducados, ¿qué ejemplo han recibido estos jóvenes? Una cámara que no permite que los presidentes rindan sus informes, tomas de la tribuna, insultos, faltas de respeto como las de la mayoría de los diputados. ¿Cómo inquieren los diputados a un secretario de estado? Como vendedores de carnitas en Xochimilco.

Todos queremos respeto, pero primero hay que darlo. Este es el resultado de lo que estas generaciones han visto, ya se creyeron que las cosas se piden a gritos e insultos, pero ellos no empezaron.

¿Cuál es el destino de la juventud, de los estudiantes si Peña Nieto (como parece) se convierte en presidente? Tlatelolco segunda parte. Ellos son jóvenes inexpertos, tal vez manipulables o inmaduros, ¿cuál es la excusa de EPN, de Nuño y de Coldwell? Cuál intolerancia fue peor. ¿Se acabó la vida color de rosa por una hora para EPN en la Ibero?

Pues que se acostumbre, porque no creo que AMLO vaya a ser una perita en dulce, si no que se lo pregunten a Calderón. En este país parece que hay muchos empeñados en hundir el barco. Unos en la presidencia, otros en la resistencia y otros en la pasividad.

Quiero comentar que desde que yo estudié en la Ibero, los alumnos siempre han sido muy activistas, pero más respetuosos. Me extrañó el recibimiento “tan afectuoso” hacia López Obrador, será porque yo viví su comentario sobre los pirrurris que se manifestaron en aquella marcha de la paz a la que muchos acudimos, con el único fin de pedir eso que ahora está tan escaso: LA PAZ

http://mx.ibtimes.com/articles/24556/20120511/pena-nieto-ibero-viedos-encierro-bano.htm

http://www.youtube.com/watch?v=IsxbJAg0glo&sns=em

http://www.facebook.com/lourdes.chavezsandoval

1 Frankl, Viktor E. (Viktor Emil), 1905-1997 Ante el vacío existencial: hacia una humanización de la psicoterapia /    Barcelona:   Herder,  1990.

No lo leas si eres priísta (primera parte)

Se aproxima el momento de la verdad: la decisión de por quién votar en las próximas elecciones de 2012. Chistes van y chistes vienen y con ellos nuestros destinos se resquebrajan paulatinamente. Cada broma lleva una parte de nuestra desilusión, de nuestra frustración. Perder estas elecciones frente al PRI, para quienes no somos priístas, no sería una derrota cualquiera, significaría que ninguno de los partidos de la alternancia satisfizo suficientemente a sus gobernados como para cautivarlos.

El costo de la ignorancia

 No llegamos a las cifras actuales de muertos en 6 o 12 años, es como creer que la obesidad es el resultado de un atracón de tacos, chocolates y refrescos, y no de una falta de disciplina para comer que seguramente data de generaciones atrás. Sin embargo, no hay más ciego que quien no quiere ver, Enrique Peña Nieto es tan ídolo como Jorge Salinas, William Levy o Luis Miguel. Entonces, para sus seguidores, poco importa si han leído o no, si saben escribir, o si son malos padres y peores esposos o parejas; la vida que ellos representan es la fantasía que promete hacerse realidad para millones de mujeres (en los hombres el fenómeno es diferente). Sin embargo, la culpa no es de ellas, es de la oferta de los demás candidatos y partidos.

Peña Nieto (como muchos otros) representa el triunfo sin un esfuerzo real de trabajo, el glamur de una vida inaccesible, el regreso al paternalismo sofocante.  Pero los otros partidos han tenido ya años suficientes para educar, convencer y aprender. Desafortunadamente, el único aprendizaje fue la corrupción, el uso de los recursos para beneficio propio, la mentira, la desacreditación de propios y extraños, la guerra sucia, el compadrazgo y la búsqueda del poder por sí mismo.

Falta de estrategia y de dirección

No voy a hablar de seguridad, sería redundante, pero es imposible no resaltar la falta de estrategas (verdaderos no inventados), durante el gobierno calderonista.  Los logros, que los hubo, nunca alcanzaron el nivel de difusión de un día de EPN y su gaviota. El gobierno federal careció de voceros profesionales, las diferentes instancias nunca le dieron la relevancia justa a un plan de mercadotecnia política, jamás tuvieron ni la menor idea de cómo instrumentar una buena estrategia de cabildeo (lobbying), se rodearon de los cuates de los cuates que aprendieron a echar a perder con ellos. Mientras esto sucedía, Peña y su equipo invertían millones de pesos en campañas propagandísticas profesionales, construyeron el “sueño mexicano”, “el superhéroe mestizo”.

Novela rosa o tragedia griega

Como todos sabemos, en la vida real, las princesas y los príncipes se enfrentan a problemas verdaderos, si no que le pregunten a la infanta Cristina y a su marido, Iñaki Urdargarín o al príncipe Carlos y a Camila o a Diana (bueno esta última no puede decir nada, pero la evidencia de vida es testimonio suficiente). Los reflectores siempre están sobre aquellos que son considerados perfectos: ¿cuánto tiempo podrá EPN evitar las críticas o el escrutinio público a sus gastos desmesurados? ¿Cómo se acallara la voz de los opositores y detractores? En caso de que el PRI regrese al poder, podríamos ser testigos (ojalá que no) del retorno de la censura a la prensa, de la desaparición de los opositores del gobierno, que le pregunten a Julio Scherer. Claro también cuentan quienes ya no pueden decirlo: el cardenal Posadas Ocampo, Manuel Buendía, los muertos del 68, los del 71. Podríamos vivir otra verdadera tragedia.

Guerras sin rumbo

De ninguna manera pretendo justificar la estrategia de Calderón (¿cuál dirán muchos?), pero sí pregunto ¿qué debería haberse hecho? ¿Hacerse ojo de hormiga, cogobernar con el narco? No tengo la respuesta, pero parece que la mayoría sí. Deberían haberlos escuchado a todos, antes.

Si EPN es electo, y, como dice, traerá la paz y la seguridad a México: ¿cómo lo hará? De repente ¿dejarán de andar sueltos los demonios? ¿Súbitamente desaparecerán los narcotraficantes y los adictos? ¿Se remontarán tres siglos de pobreza extrema? ¿PEMEX será de todos los mexicanos como lo fue con López Portillo, De la Madrid y Salinas? ¿La paridad peso dólar será la misma que en esos tres maravillosos gobiernos (sic)?

¡Qué bonita familia!

Una cosa me parece factible, para todos aquellos que nos quejamos de los plantones, las manifestaciones, los cortes al tráfico, las protestas en general, eso desaparecerá en ese mundo ideal peñista, ¿recuerdan cómo terminaron las manifestaciones en los gobiernos priístas? Pero eso sí, seguramente la pareja presidencial será el orgullo de millones de mexicanos, moda y estilo, miel y amor, hijos (bueno, de estos mejor ni hablar), pero estos lindos serán el ejemplo de la juventud mexicana, sus verdaderos representantes.

¿Llorar, rezar, hacer?

Estoy en un dilema: ¿qué hacer? Nadie satisface mis expectativas, pero no quiero ceder mi derecho a nadie. Tantos han muerto para que seamos libres, la ansiedad que representa para mí el regreso del PRI es indescriptible. Quiero tomar la mejor decisión, tengo esa responsabilidad con mis antepasados, con mis congéneres.

Una cosa sí me queda muy clara, TODOS los políticos que ocupan un cargo hoy, son responsables de lo que ocurra, sus pecados son de omisión, pero dudo mucho que sean juzgados en el más allá. Ahora es cuando debemos darle valor a nuestra determinación. ¿En dónde está ese casi 50 % de la población que votará por Peña, yo solo conozco a tres, los demás no saben por quién votarán, pero les queda claro que no por EPN? ¿Será el momento de meditar en la posibilidad de un voto útil? Espero con ansia el final de temporada, ¿quién se quedará con el botín (perdón con el tesoro)?: la pareja ideal, el amoroso o mujer con pantalones. Depende de nosotros, eso es la democracia, tan anhelada y a punto de salir por la ventana. ¡Reflexionemos por favor! ¡Podemos hacer la diferencia! ¡Sígame la prole!

http://www.facebook.com/lourdes.chavezsandoval

1prole.

(Del lat. proles).

1. f. Linaje, hijos o descendencia de alguien.

2. f. coloq. Conjunto numeroso de personas que tienen algún tipo de relación entre sí.